<-- Google Analytics --> <---------------------------------------------------->
El Junquito: Para respirar aire puro 
El Junquito es uno de esos lugares tranquilos que muchos caraqueños visitan los fines de semana para respirar aire puro, comprar frutas y verduras frescas, y sentir que viajan a otro mundo. Es un pueblo de paso que muchas personas visitan cuando van camino a la Colonia Tovar. Se puede llegar a él tomando la autopista Francisco Fajardo vía La Yaguara-El Junquito, a 40 minutos de la capital, aunque la carretera es algo angosta y se forman unas colas inmensas el viaje bien vale la pena. Por estar situado alrededor de los 2.000 metros sobre el nivel del mar, su temperatura media anual es de 16º centígrados, aunque hay días en que pega un calor impresionante. Gracias a esta temperatura el ambiente es perfecto para cultivar fresas y duraznos. Así que ir para allá sin comerse unas fresas con crema es casi un pecado.

El poblado de El Junquito pertenece al municipio Vargas, es considerado una zona de esparcimiento, por sus paseos a caballo y por sus ventas de comida: golfeados, fresas con crema, cochino frito, chicharrón, cachapas, jugos naturales, entre otros.



Las fresas, moras y los duraznos recién cosechados están a la orden; el pan está siempre fresco, la mermelada y las salchichas constituyen unos de los platos típicos más comunes.

En la zona se elabora todo tipo de artesanía, tales como: trabajos en cuero, papel artesanal, muñecas de trapo, instrumentos musicales, sandalias en cuero hechas a mano, trabajos en bambú como jarras y barriles. Además, se realizan materos en cerámica y trabajos en carrizos (planta de raíz larga que se utiliza también para hacer cepillos) como sombreros, lámparas, móviles.
En la entrada se encuentra una de sus principales paradas para montar a caballo, “La Caballe-ría”, en donde cada paseo tiene un costo de 5 mil bolívares por vuelta y está abierto de lunes a lunes en horario corrido.

En contacto con sus habitantes
La cordialidad es otro de sus principales atractivos, muestra de ello es que en cada establecimiento comercial que llegamos nos recibían con mucho agrado; de hecho en la cachapera “La Primera” ubicada en la avenida principal, nos encontramos con un personaje muy particular, la señora Petra Sosa, quien muy amablemente nos comentó que lleva más de 40 años viviendo en este lugar, “antes esto era sólo montañas, poco a poco se fueron construyendo casas y locales comerciales, la gente viajaba de Caracas para hacer parrillas acá”, precisa Petra quien ha levantado a sus dos hijos Laura y Manolo con mucho tesón y dedicación, ambos viven también en la zona y para Petra “como El Junquito no hay dos”. También nos comentó que antes el transporte público era muy dificultoso y únicamente se agarraba en una parada que estaba en la alcabala, hoy en día esta situación ha cambiado y el transporte público es más fluido.

En este recinto comercial ubicado diagonal a la única “Plaza del Pueblo”, donde cada tarde se encuentra colmada de habitantes que llegan a ella para conversar entre amigos, también pudimos conversar con uno de los chicos que atiende al público, Lindermeyer Quintero quien es oriundo de El Junquito pero que hace unos meses atrás se fue a vivir a Barquisimeto y regresó, “mi familia y yo nos fuimos allá en busca de mejores oportunidades y la verdad fue que extrañamos mucho nuestro pueblo, así que nos regresamos y acá estamos muy felices”, comenta Quintero.

Para descansar
El Junquito ofrece diversidad de hoteles y posadas, en el kilómetro 23, sector La Encantada se encuentra “El Campamento La Encantada”. Aunque fue diseñado como campamento de niños para las vacaciones escolares, ha ampliado su uso al resto de los mortales durante los otros meses del año, siempre y cuando formen un grupo mínimo de 20 personas, ya sea para gozar, discutir temas álgidos, reflexionar o reunir a la familia y es todo un oasis de montaña, grama, árboles, paisaje de naturaleza, aire purísimo con canchas de fútbol, y beisbol, mucho bosque y una piscina. Para reservar debe hacerlo mínimo con un día de anterioridad.

Subiendo hacia El Jun-quito, en la carretera principal también encontramos “El Parador turístico “Saint Moritz,” donde se obtiene una hermosa vista de la ciudad y a la vez es un hotel que ofrece un sinnúmero de habitaciones confortables.

A la hora de comer
Este poblado posee muchos restaurantes donde podrás saborear diferentes platos y comida criolla, entre ellos está “El Rincón Merideño”, este negocito no tiene estacionamiento y abre todos los días de 7:30 am a 4:30 pm Allí será atendido por Ana de Ramírez, su dueña. Está ubicado antes de llegar al pueblo en plena carretera principal.

Y justamente en el km 18 vía El Junquito encontramos al “Rey del Golfeado” establecimiento que abre todos los días de 7:30 a.m. a 8:30 p.m. y quienes son tan pero tan famosos que no colocan los golfeados en el mostrador porque salen del horno a la boca.

En definitiva El Junquito es un poblado que lo tiene todo, un clima fresco, gente amable y delicias gastronómicas, todo en un solo lugar que te espera a tan sólo 40 minutos de la capital.



Mas sobre El Jumquito
El Junquito (Distrito Capital)

[ ] ( 347 visualizaciones )   |  enlace permanente  |  enlace relacionado  |   ( 3 / 490 )

<< <Anterior | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | Siguiente> >>